domingo, 8 de mayo de 2016

Hannah y sus girls, la serie que me ha cautivado

Hoy volví a ver por tercera vez el último capítulo de la quinta temporada de la serie Girls. Me pasa con varias series y películas. Mi amigos no lo entienden, pero cuando algo me gusta, lo veo y lo reveo una y otra vez y cada vez voy adivinando y desmenuzando los pormenores, no de la trama si no de mi propia relación con la historia.

Y Girls me ha cautivado. Soy un amante de los personajes antiheroes como Hannah en Girls, Maura en Transparent o Saul en Better call Saul, personas reales con cuerpos normales que pueden tener problemas similares a los que tenemos la gente real o que simplemente actúan de una forma original diferente de la se esperaría en un programa de televisión.

Supongo que hay cierta atracción cuando te sientes reconocido. Es como cuando, siendo gay, ves una película de temática LGTB y te sientes identificado y disfrutas por que piensas que hay otras personas como tú en el mundo. Que no estas sólo.

Yo me siento bastante acercado al personaje de Hannah. Estoy gordo y no me acompleja. Intento hacer un poco lo que quiero con mi vida. Tengo también esos momentos en los que digo basta ya! Y rompo con lo que quiera que esté haciendo en ese momento. Bien sea dejar un trabajo, enviar a la mierda a alguien o enfretarme consigo mismo.


Lo que más me atrae de Hannah es su sinceridad. La naturalidad con la que expresa sus opiniones. Y en eso, aunque también me parezco, me gustaría mejorar bastante.

A su vez también tengo algo de Marnie, en realidad creo que el mundo esta lleno de Marnies. Cuando simplemente seguimos lo que nos viene dado y no aprovechamos las oportunidades que se nos presentan. Cuando despertamos después de haber hecho cosas que no nos gustan y que carecen de sentido, nos damos cuenta de que hemos sido un poco Marnies.

He de decir que tengo una Shoshanna en mi vida, bueno algo apartada de mi vida. Una persona maravillosa que fue al colegio desde parbularios y que es tan buena gente y tan insoportable como la original.

Elijah, pobrecito. Vive tan equivocado. Pero en esta última temporada parece que se esta dando cuenta y ese es el principio de algo bueno. Me gusta también la capacidad que tiene de reírse de él y del resto del mundo, es de admirar. Conozco a tantos Elijahs! Y siempre viven las mismas historias. Relaciones con personas por las cuales, ni si quiera se sienten atraídas y que tan solo cumplen con el canon de belleza establecido por los medios. Están con ellos, sólo por que son igual de estupendos que ellos. Pero seamos honestos. ¿Qué hay de atractivo en una marica flaca afeminada y pedante? NADA. Te ríes un rato, te vuelves a reir, pero ¿A que jugamos en la cama?

¿Qué decir de Jessa? Que me encanta, que hace lo que quiere en su vida, aunque le lleve al mismo abismo. En el fondo es como una Hannah con un poco más de glamour.

Adam creo que interpreta el papel de su vida. Es decir, de su vida real, un aspirante a actor obsesionado con hacer algo bien en la vida, algo que le de para vivir cómodamente ya que lo de ser militar no le fue muy bien.


Y la música de la serie. Me ha traído buenos recuerdos y he creado otros nuevos con canciones que no conocía y me han cautivado. Casi siempre que he visto un capítulo he tenido que tirar mano del Shazam para poder saber que canción estaban poniendo. Me he deleitado con temas como Can´t take my eyes off you, 99 Luftballons o Giant de Matrimony.

No hay comentarios:

Publicar un comentario