jueves, 28 de abril de 2016

Olor en el Pene

Desde que era un adolescente he tenido un problema con mi miembro viril que obviamente no tiene nada que ver con ningún tipo de enfermedad de transmisión sexual ni tampoco con un problema de higiene. Precisamente, por este motivo siempre he mantenido una extrema higiene en mi pene, para evitar al máximo el olor.

La solución, que describo abajo de estas lineas es tan absurda, simple que os sorprenderá. Y por supuesto este artículo no está hecho para vender nada de nada, pues la solución, como ya veréis es un remedio casero, simple, acesible, sin coste alguno. Pero primero quiero mostraros mis experiencias y cómo he llegado a adoptar ciertos hábitos. Cómo llegué también a esta conclusión.

Durante todos estos años, este problema me ha causado ciertos inconvenientes en mi vida personal. Como por ejemplo, tener que siempre ducharme antes de mantener relaciones sexuales, aunque en el mismo día ya me hubiera duchado.

Tener que usar un pantalón diferente cada dos días para impedir que el olor se filtrara. Ahora unos pantalones vaqueros, me pueden durar 1 semana entera y la ropa interior me la cambio una sola vez al día. Me ducho una sóla vez al día también, antes eran generalmente dos y me cambiaba dos veces al día también.

¿Por qué me huele el pene?

Esta es la pregunta del millón y aquí tengo tres respuestas posibles. Es obvio que nada tiene que ver con las enfermedades de transmisión sexual pues el problema es de toda la vida, desde que era adolescente, así que esta posibilidad siempre ha quedado descartada.

Como expliqué antes, tampoco puede ser un problema de higiene ya que siempre he cuidado mucho mi higiene íntima, a veces hasta rallar los extremos.

Después de tantos años he llegado a la conclusión de que esto es debido, al menos en mi caso a la posición de meato en mi pene. El meato es la rajita que aparece en la punta del miembro viril, por donde uno básicamente mea.

Uno va a los urinarios y se fija en que los demás, en la mayoría de casos tienen el meato más abajo que el mio, por lo tanto mean hacia abajo sin ningún problema. Yo tengo el meato más hacia mi cara, unos centímetros desplazado hacia arriba y tengo que hacer malabares a la hora de orinar e incluso me puede representar un problema al eyacular, pues tengo que evitar que me llegue a la cara.

Al encontrarse el meato más arriba, siempre tengo dificultades para orinar, es decir para echar todas las últimas gotas en el tiesto. Con mucha frecuencia, me guardo mi pene cuanod todavía salen gotas. Es por tanto una opción, una posible causa.



Como veréis, la figura A muestra un pene con el meato situado en la posición más común. La B sinembargo muestra lo que se conoce la afección de epispadias, que consiste en tener el meato más arriba de lo normal. Por supuesto, esto causa como he explicado anteriormente, que no se termine de orinar bien, que queden restos de orina en la uretra y otro tipo de problemas en los que no me quiero adentrar. En cualquier caso, tiene su solución quirúrgica y aunque podría ser y será seguramente la causa de mi pequeño problema, no tiene por que ser parte de la solución como veréis más abajo.

Otra posible causa podría ser las bacterias que habitan en nuestro organismo, ya que he leído que estas son bien diferentes dependiendo de cada ser humano. Hablo de bacterias benignas, que las hay, y también sabemos que diferentes bacterias producen diferentes olores también.

Otra causa que descarté es la bromhidrosis, que consiste en mal olor corporal en axilas, genitales y pies y está muy relacionado con un exceso de sudoración. Quedó descartada desde el principio de los tiempos, pues ni tengo exceso de sudoración ni problemas de olor corporal en otras zonas de mi cuerpo.


Solución

Después de 20 años con este problema y gracias a mi curiosidad por experimentar las cosas descubrí una solución estúpidamente ridícula e inexplicable científicamente que quiero compartir con todos vosotros.

Antes de adentrarnos en esto, quiero aclarar, que cuando he estado tomando medicamentos, el olor ha desaparecido por completo de mi pene. Quizás sea un dato relacionado con lo que voy a comentar seguidamente.

Cómo ya os podéis imaginar, soy una persona bastante curiosa y me gustan los experimientos. De aquí me viene la solución. Un día leyendo un artículo sobre de la Wikipedia sobre los beneficios de terminar la ducha con agua fría, pensé que además de beneficioso para la salud, esta práctica podría ser la cura a mi problema. Y así fue. Tan estúpido y absurdo como útil. En la siguiente entrada de la Wikipedia, se relatan los beneficios de terminar la ducha con agua fría:


  • las venas se entrenen para dilatarse y contraerse, con lo que se logra que en invierno no se sienta frío tan rápido (fortalecimiento del sistema inmunitario)
  • en la piel se incremente el riego sanguíneo
  • el sistema inmunitario es fortalecido como en el sauna
  • previene de ciertas enfermedades de las vías respiratorias
  • incrementa el riego sanguíneo tanto en la dermis como en los órganos internos
  • tonifica la piel


Voila! el sistema inmunitario queda fortalecido. Yo que leí esto y seguidamente no lo dude. Probé a finalizar una ducha normal, lavándome unicamente mi pene con agua fría, y a partir de entonces funcionó. Jamás he vuelto a padecer ese problema. Ahora me ducho una vez al día, me cambio la ropa interior una vez al día y sorpresa, el pene no me huele apenas, tiene un olor normal y puedo inclusive usar unos vaqueros si quiero durante una semana entera, que el olor no llega nunca a traspasar de ahí. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario